Entendiendo la Música Generativa - La Tecnología detrás de los DJs Virtuales

Durante milenios, la música ha sido un medio de expresión para la humanidad. Y hacerla ha sido una tarea innatamente humana, un producto de creatividad y colaboración hecho para ser escuchado y apreciado por todos nosotros. Esto nos ha llevado a través de diferentes eras musicales, desde la analógica hasta la electrónica y ahora la digital, cada una de las cuales ha dado lugar a nuevos géneros y formas de consumir contenidos.

Desde luego, no hay escasez de creatividad. Las mayores plataformas de música en streaming del mundo cuentan con millones de canciones. Sólo en Spotify se suben más de 60.000 canciones cada día, lo que equivale a unos 22 millones de canciones al año. Youtube music afirma tener dos mil millones de usuarios mensuales y Apple Music cuenta con más de 60 millones de suscriptores de pago.

Para dar sentido a todo esto, las plataformas se apoyan en herramientas avanzadas de selección de música para ayudar a clasificar las interminables opciones. Si alguna vez has intentado confeccionar la lista de reproducción adecuada para salir a correr o estudiar, por ejemplo, es probable que la inteligencia artificial te haya echado una mano en el proceso. Los algoritmos impulsados por la IA y el big data se han convertido en algo fundamental para automatizar la selección de música, ofrecer recomendaciones y ayudar a encontrar tu próxima canción favorita. Pero, ¿tener una panoplia de opciones fácilmente disponibles da lugar a mejores experiencias de escucha y fomenta la creatividad? La mayoría de nosotros acabamos escuchando las mismas canciones o géneros una y otra vez, lo que ha hecho que algunos argumenten que el modelo está roto. Pero quizá sólo está incompleto.

Siempre hemos estado escuchando música. Pero, ¿y si la música nos escuchara a nosotros?

Los servicios musicales de IA generativa suponen un paso adelante en la tecnología y el comienzo de una era post-digital en la creación de música. La música generativa abre una nueva era de oportunidades en la que las melodías son imprevisibles, adaptables, únicas e imposibles de repetir. Esto significa que escuchar música ya no será una experiencia lineal. Trascenderá los conciertos, los álbumes, las pistas y las interacciones limitadas en el tiempo.

La música impulsada por la IA está permitiendo que la música se adapte mejor a las preferencias de los usuarios, al tiempo que les permite entrar en el proceso creativo para coexistir y coproducir.

AI's Got Talent

Que las máquinas hagan música no es precisamente una novedad.

La relación entre la música y los ordenadores se remonta a principios de los años 50, cuando el informático británico Alan Turing consiguió producir las primeras melodías generadas por ordenador. En 1957, Illiac Suite for String Quartet se convirtió en la primera composición generada íntegramente por la inteligencia artificial. La tecnología no ha dejado de evolucionar desde entonces, incluido el aprendizaje automático, dando lugar a una inteligencia musical cada vez más compleja.

La IA se utiliza ahora para crear nuevas melodías que de otro modo serían inimaginables, apoyando la automatización de la composición musical y, aunque no lo creas, incluso asumiendo el papel de la creación de letras. Así es: la inteligencia artificial es perfectamente capaz de crear, interpretar e incluso cantar por ti.

¿Quieres escuchar un álbum totalmente producido por la IA? No hay problema, Auxuman tiene mucha música. Quizá te gusten las experiencias musicales alternativas, como un concierto ofrecido por un DJ virtual de IA. Sensorium Galaxy tiene una completa lista de artistas virtuales (más adelante). ¿Y si te apetece componer? AIVA es una gran herramienta si quieres experimentar con la producción de música clásica o sinfónica.

De hecho, la IA se ha vuelto tan talentosa en la creación de música que ha inspirado la creación de AI Song Contest, un concurso al estilo de Eurovisión que muestra las mejores producciones musicales creadas por humanos con la ayuda de la IA.

Pero la industria no corre el riesgo de convertirse en un espectáculo de una sola máquina. La IA está todavía muy lejos de producir sustitutos de los artistas reales (si es que alguna vez lo hace), convirtiéndose en una inestimable herramienta de cocreación que permite a los creadores explorar nuevas salidas artísticas.

El sonido de la música (generativa)

La música con IA es capaz de producir un flujo de melodías originales en tiempo real que se adaptan y evolucionan continuamente para adecuarse mejor al ecosistema en el que se utilizan, en función de parámetros como la finalidad, el estado de ánimo y el género.

Mubert es una de esas plataformas que se especializa en permitir a los usuarios, profesionales o aficionados, crear música original y personalizada con la ayuda de la inteligencia artificial. Para ello, Mubert se apoya en una base de datos con millones de muestras basadas en sonidos, palabras clave y puntos de datos que se utilizan para entrenar algoritmos y producir flujos infinitos de sonidos originales personalizados.

"Dejamos que los usuarios controlen los parámetros de la música que se está generando, ya sea en tiempo real o con cambios establecidos y predefinidos. Por ejemplo, a través de la API (interfaz de programación de aplicaciones) de Mubert se puede generar una pista que empiece con un estado de ánimo y pase a otro en torno a la marca específica que se desee. O producir una mezcla de pistas de una duración específica que se ajuste a tus criterios. Y más adelante, sería estupendo permitir a los desarrolladores hacer que esta interacción entre nuestra API y otras herramientas sea bidireccional, de modo que, por ejemplo, algunas herramientas de creación musical puedan enviar muestras a Mubert, y que Mubert pueda arreglarlas y enviar el audio de vuelta a la aplicación de edición musical. Estas son algunas de las formas en las que vemos el desarrollo de la API de Mubert en el futuro", explica Marko Nykoliuk, Director de Producto de Mubert.

Mediante una combinación de IA y aportaciones humanas, de productores, creadores y usuarios habituales, la base de datos de Mubert evoluciona y se amplía constantemente. Los comentarios se recogen en función de las interacciones con los usuarios y de factores externos como la hora del día o el tiempo, lo que facilita la creación de nueva música. Puedes mezclar y combinar, elegir referencias de lo que buscas y generar una pista o un flujo eligiendo entre diferentes preajustes de masterización para obtener todos los sonidos originales en una sola pista, todo ello diseñado con IA.

Estas pistas de sonido se componen exclusivamente para cada usuario individual, personalizando la relación entre los oyentes y sus producciones musicales.

"Nuestro objetivo como empresa ahora mismo es construir la mejor plataforma posible entre artistas y creadores de contenidos. Nos gustaría que cualquiera que esté creando cualquier tipo de contenido, ya sea vídeos en YouTube o podcasts o contenido de medios sociales, o incluso un juego o un metaverso, nos gustaría que pudieran venir a Mubert y encontrar el tipo exacto de música que están buscando. La música que tiene el estado de ánimo adecuado, el género adecuado, que se adapta perfectamente a la duración y la dinámica del contenido. En el otro lado de la plataforma, queremos dar a los músicos una forma de convertir sus ideas en bruto en composiciones que los creadores puedan utilizar. El reto es que, normalmente, cuando un músico crea música a la carta para un creador de contenidos, recibe sugerencias, se le pide que rehaga o vuelva a hacer algunos fragmentos, y nos gustaría simplificar las cosas para los músicos, de modo que puedan aportar ideas en bruto a nuestra plataforma y que los creadores de contenidos puedan, por sí mismos, decir a Mubert cómo les gustaría que se arreglaran. Y, por supuesto, la plataforma también aprende, a través de mucho aprendizaje automático y algoritmos, cómo arreglarlas de la mejor manera posible", añade Nykoliuk.

Además, una API como la de Mubert abre un mundo de oportunidades para los creadores al democratizar la creación de sonido, permitiendo que nuevos actores entren en el mercado y vivan el potencial de las herramientas artísticas basadas en la IA. Reducir la barrera de entrada a la música sólo puede considerarse un paso positivo y progresivo hacia una mayor diversidad.

Los servicios de música generativa tienen una gran ventaja sobre las salidas pregrabadas, como un álbum o una lista de reproducción, por su capacidad de aprovechar un catálogo interminable de ritmos y su capacidad de generar música a través de un vasto espectro de melodías, ritmos, sonidos, etc.

El director general de Mubert, Alexey Kochetkov, cree que la tecnología nivela el terreno de juego de la producción musical. "Creo que la mejor manera de utilizar la música generativa es ayudar a la gente que no tiene formación musical o algo más a crear música. Les dará otra dimensión de su creatividad y así podrán crear música, podrán colaborar entre ellos, podrán tocar música juntos o incluso compartirla o publicarla en servicios de streaming".

La IA hace que el proceso de creación de música sea más fácil y justo, sugiere, complementando las experiencias del mundo real con un nuevo reino de posibilidades de lo que se puede producir y dónde.

DJ de IA, Llévatelo

Los metaversos son el complemento perfecto para la IA y la música generativa. Como espacios virtuales altamente inmersivos e interactivos, las oportunidades de creación son ilimitadas, ya sea en la música, el baile, la pintura, la escultura o cualquier otra forma de arte.

Sensorium Galaxy es un metaverso centrado en ofrecer experiencias de entretenimiento de RV y RA de alta calidad, sin guiones ni resultados predeterminados, lo que permite a los creadores tomar el control total de su visión creativa. Uno de los grandes atractivos de un entorno con absoluta libertad son las posibilidades que ofrece la interacción con otros usuarios y seres inteligentes (avatares), pero también la participación de una nueva clase de artistas: los DJs de IA.

La colaboración de Sensorium con Mubert ha dado como resultado el lanzamiento de los primeros DJs del mundo impulsados por IA, como JAI:N. Esto es posible gracias a la API de Mubert, que permite a estos artistas virtuales crear música en tiempo real, inspirándose en más de 60 géneros diferentes, como el hip-hop, la EDM y el K-pop.

Más recientemente, Sensorium y Mubert se asociaron para producir un conjunto de nuevos DJs de IA, denominados social AI DJs. El primero en salir al mercado fue Kàra Màr, que también se convirtió en el primer artista de IA social en estrenar un álbum en Spotify. La tecnología propia de Mubert ha permitido a estos seres virtuales generar un flujo constante de música en constante cambio, mientras que Sensorium los dotó de un cuerpo virtual, inteligencia y habilidades sociales.

Esta combinación única permite a los DJs virtuales mantener conversaciones con los fans sin guión y que invitan a la reflexión, creando un alto nivel de interacción cuando no están actuando.

Por lo tanto, está claro que estamos asistiendo a los albores de la creatividad de la IA; por primera vez, los artistas impulsados por la IA actuarán de forma autónoma en un metaverso, junto con DJs de la vida real como David Guetta, Armin van Buuren y Carl Cox, dando lugar a experiencias de conciertos sin precedentes.

"Si te imaginas un metaverso, piensas en él como algo que ha sido cocreado por cientos, miles o millones de personas. Algo en lo que cada persona de ese metaverso puede aportar algo propio. Y si piensas en la música de estos metaversos, parece ridículo que la música sea esta pieza estática, este audio mp3 estático que es igual para todos. Creemos que no debería ser así y pensamos que la música generativa en este sentido -toma lo que los músicos están creando, toma estos loops, estas muestras y las utiliza como bloques de construcción para crear algo mucho más profundo, para crear música que tiene muchas variaciones y pueden ser únicas para cada usuario en este metaverso", amplió Nykoliuk.

A diferencia del mundo físico, los metaversos tienen puntos de datos potencialmente infinitos de los que los algoritmos pueden aprender. Esto permite que el "ADN musical" de cada usuario se enriquezca progresivamente y se adapte al cien por cien.

La mecánica social integrada por Sensorium Galaxy también anima a los usuarios y a los seres de la IA a unirse en forma de cocreaciones únicas. De forma intempestiva, esto podría dar lugar al surgimiento de las primeras superestrellas e influencers de la IA del mundo, con sus propias bases de fans y oportunidades de monetización.

El objetivo declarado de Sensorium y Mubert no es, sin embargo, sustituir las experiencias musicales de la vida real, sino complementarlas con los avances tecnológicos.

Un futuro que no se parece al pasado

La tecnología ha creado nuevas formas de ser creativo añadiendo nuevas dimensiones físicas y virtuales. Gracias a la inteligencia artificial, horizontes nunca antes imaginados están al alcance de la mano y llevan el potencial de la creatividad a nuevas cotas donde el ser humano puede atreverse a ser aún más expresivo. Desde la creación hasta el consumo, la revolución musical impulsada por la IA no tiene vuelta atrás.

Como ocurre con cualquier otro avance tecnológico, aún quedan retos por superar. Afinar los motores y algoritmos musicales para que se adapten mejor al público virtual es uno de ellos.

"En el mundo real, el DJ pone algo y el público reacciona. Es una forma muy natural de interactuar a través de la música. Hemos investigado y desarrollado mucho en este contexto. Creo que el público virtual, al igual que los usuarios de RV, debería experimentar la música y los sets de los DJs como lo harían con los reales. Este aspecto sobre la retroalimentación entre el público y los DJs virtuales es muy importante. Para mí, es un reto muy difícil pero interesante", concluye Paul Zgordan, director de contenidos de Mubert.

Los DJs virtuales lanzados por Sensorium Galaxy en colaboración con Mubert son un paso adelante para ofrecer a los usuarios una herramienta de ayuda en el proceso creativo, en el que los seres humanos siguen siendo los conductores para alcanzar nuevas cotas de creatividad.

El futuro, enviado a su bandeja de entrada

Últimas noticias sobre el desarrollo de productos
Anuncios y ofertas especiales