Cómo Localizamos Nuestro Sitio Web en 9 Idiomas en Menos de Una Semana (Y Tú También Puedes)

Vivimos en un mundo global. Las tecnologías han transformado la forma en que nos comunicamos y consumimos contenidos. Hoy podemos acceder a información valiosa desde cualquier rincón de la Tierra (e incluso del espacio) en cuestión de segundos. Para los individuos, las empresas y los gobiernos, esto representa una oportunidad única de llegar a una audiencia global sin esfuerzo. Compartir conocimientos, vender productos y servicios o simplemente difundir iniciativas significativas puede hacerse en varios idiomas de forma casi inmediata con la ayuda de nuevas herramientas y procesos sencillos. En este post, echaremos un vistazo a nuestra reciente experiencia de localización y compartiremos ideas sobre cómo puedes localizar tu sitio web de forma rápida y precisa. ¡Empecemos!

Algunas de nuestras primeras interacciones con las marcas se producen a través de sus sitios web. Sorprendentemente, incluso las empresas que dicen tener una "presencia global" no cuentan con estrategias de localización. Esa no es la clase de impresión que quieres causar a tu público objetivo. Pero, aparte de las impresiones, evitar la localización también puede afectar tus ventas.

En 2020, la empresa de investigación Common Sense Advisory (CSA) llevó a cabo un estudio en el que se describían los efectos de la localización para las empresas B2C y B2B que se dirigen a un público global. En el estudio participaron más de 8.700 consumidores de 29 países y se analizaron las experiencias en su lengua materna frente a los idiomas extranjeros, como el inglés. Los resultados hablan por sí solos:

  • El 40% de los clientes no compran en otro idioma;
  • El 65% de los usuarios de sitios web prefieren contenidos en su lengua materna;
  • El 73% de los clientes quiere reseñas de productos en su idioma;
  • El 65% de los usuarios de sitios web prefieren contenidos en su idioma;
  • El 75% de los encuestados quiere información sobre los productos en su lengua materna.


5 pasos para localizar cualquier sitio web


1. Definir una estrategia de localización

Con más de 6.500 idiomas, es normal que se sienta abrumado al intentar satisfacer la creciente demanda de contenidos multilingües. Precisamente por eso, el primer paso para localizar sus contenidos es definir la estrategia. Tener claro lo que se quiere conseguir con la localización acelerará todo el proceso.

En pocas palabras, la estrategia de localización se refiere al plan general para adaptar su contenido a otros mercados. Por supuesto, debe hacerlo de una manera que esté alineada con los objetivos de su marca. La localización no consiste sólo en traducir palabras. Se trata de optimizar la forma de presentar la información en función del idioma, las culturas, las normas sociales, etc. Uno de los fracasos de localización más épicos del mundo es el caso de KFC China. Cuando la famosa cadena de pollo frito aterrizó en Pekín, el eslogan original "finger-lickin' good" se tradujo como "cómete los dedos". No hay necesidad de aclarar que eso no gustó mucho a Coronel Sanders.

Al igual que muchas organizaciones de todo el mundo, primero lanzamos nuestro sitio web en inglés. Pero como los activos de nuestra empresa se dirigen a múltiples áreas geográficas, entendimos que la localización era una necesidad para promocionar adecuadamente nuestros productos y garantizar un flujo de comunicación de calidad con todos los públicos. Su estrategia de localización debe abarcar los siguientes aspectos:

  • Entender a qué países quiere dirigirse
  • Identificar las diferencias clave en la cultura y las normas sociales con los mercados de destino
  • Determinar las pautas de traducción a los mercados de destino (tono de voz, diseños, etc.)
  • Establecer las funciones en el proceso de localización (gestores, desarrolladores, traductores, control de calidad, etc.)
  • Establecer KPI para medir los resultados de la localización (ventas, SEO, tráfico, etc.)

Para nosotros, esto se tradujo en lo siguiente:

  • Identificamos nuestras zonas geográficas objetivo, que abarcaban nueve idiomas más: Español, francés, italiano, coreano, chino, japonés, hindi, ruso y turco.
  • Analizamos nuestro contenido en busca de posibles "puntos problemáticos" y consultamos a los traductores antes de comenzar con el proceso general de localización.
  • Creamos guías de traducción para los traductores, indicando los mensajes clave de la marca, sugiriendo variantes para cada idioma, esbozando el tono de voz, etc.
  • Aclaramos las funciones de cada persona que participaba en el proceso de localización. En nuestro caso: Director, Desarrollador, Traductores y QA.
  • Definimos los KPI de la localización: tráfico orgánico, duración de la visita, palabras clave del ranking SEO.

2. Elegir e instalar un software de localización

Encontrar un Software de Gestión de la Traducción

Un Software de Gestión de la Traducción (TMS) es esencial para acelerar el proceso. Estas aplicaciones de terceros se conectan a su sitio web y ofrecen a su equipo una plataforma de acceso único para colaborar. En otras palabras, un TMS actúa como agente de coordinación entre todas las partes implicadas en el proceso de localización. Como regla general, su TMS debería incluir:

API: Esto permite a su equipo de desarrollo integrar rápidamente el TMS con su sitio web, importar archivos de localización e interactuar con los datos sin problemas. Función de colaboración: Permite que todos colaboren con el proyecto en tiempo real y ahorren un tiempo valioso. La posibilidad de establecer roles de colaboración y derechos de edición protegerá su proyecto y garantizará una mayor eficiencia. Memoria de traducción: Un aspecto crucial del contenido de calidad es la coherencia. Esta función ayuda a los traductores a utilizar sistemáticamente los mismos términos y a evitar expresiones diferentes que confundan a los visitantes del sitio web.

Antes de entrar en detalles, vamos a ponerle en contexto con la arquitectura de nuestro sitio web. SensoriumXR.com utiliza Strapi, un sistema de gestión de contenidos (CMS) de código abierto y totalmente personalizable, como solución de back-end. Strapi es un CMS sin cabeza, lo que significa que sólo almacena unidades de contenido, y no controla cómo o dónde se muestra el contenido. Para nuestro front-end, utilizamos Nuxt.js.

Nuestro sitio web se lanzó a finales de 2020. En ese momento, Strapi no ofrecía una función para manejar este importante asunto. Por ello, exploramos varias plataformas de localización de terceros, como Crowdin, Smartling, Transifex y Lokalise. Nos decantamos por esta última.

Importante: Si está trabajando con Strapi ahora y todavía no ha iniciado su proceso de localización, tenga en cuenta que Strapi v3.6. ya incluye la función de internacionalización. Con ella, puedes crear y gestionar contenidos en múltiples idiomas y localizaciones.

Conectando Lokalise a Strapi

Strapi obtiene traducciones de Lokalise cada diez minutos. El CMS guarda estas traducciones en un módulo de contenido especial llamado Traducciones. Este módulo consta de una lista de pares clave-valor, donde la clave representa un identificador único para una parte del contenido original y el valor hospeda la traducción. A continuación, la aplicación front-end puede utilizar estas claves.

Pero no nos adelantemos. Antes de usar traducciones para el front-end, necesitamos subir el contenido original del sitio web a Lokalise. Para ello, es vital dividir el contenido en función de su interacción con el CMS (en nuestro caso, Strapi). Al hacerlo para el sitio web de Sensorium Corporation, se nos ocurrieron dos tipos: estático y dinámico.

Como se anticipa en estos nombres, el contenido estático se refiere a fragmentos de contenido dispersos en archivos de marcado almacenados en el repositorio de código del sitio web. En español sencillo, el contenido estático se suele crear una vez y rara vez se actualiza. Ejemplos comunes de esta categoría son encabezados de página y sección, descripciones menores, pies de página, entre otros.

El segundo tipo de contenido, denominado dinámico, es el almacenado en el CMS. Los ejemplos clásicos incluyen publicaciones de blog, miembros del equipo, comunicados de prensa, etc.

¿Te preguntas por qué tuvimos que categorizar el contenido? Sencillo. Cada una de estas categorías requería un enfoque ligeramente diferente al integrar Lokalise.

Cuando se trataba de contenido estático, elegimos la traducción correcta de la lista de idiomas utilizando el paquete estándar Nuxt.js (nuxt-i18n) ya que los textos se almacenan en el código. Por el contrario, los textos dinámicos se mantienen dentro del CMS y tuvieron que ser obtenidos primero por Nuxt.js y solo después de mostrarse tal cual. Con ese fin, delegamos la selección de la traducción en Strapi.

Contenido estático

Para hacer que los textos estáticos sean traducibles, creamos pares clave-valor en un archivo en particular y usamos esa clave en lugar de texto dentro del código del sitio web. Cuando se inicia el servidor del sitio web, se cargan nuevas claves en Lokalise. Un consejo general es cargar solo nuevas claves, ya que las creadas anteriormente podrían haber sido modificadas de alguna manera por el administrador de contenido a través de la interfaz web de Lokalise.

Ahora, cada vez que un usuario cambia de idioma, Nuxt.js obtiene traducciones del modelo CMS (recuerde, Strapi obtiene regularmente todas las traducciones actualizadas de Lokalise y las guarda en el módulo Traducciones). Luego, el paquete estándar Nuxt.js reemplaza los textos de todas las claves en el código del sitio web.

Contenido dinámico

El algoritmo para el contenido dinámico se vuelve un poco más complicado. Cuando el gestor de contenidos crea o edita textos en la interfaz web de CMS, la plataforma (Strapi) analiza si es necesaria la localización y, si es necesario, la carga automáticamente en Lokalise.

Mientras que los traductores hacen su trabajo a través de Lokalise y no tienen ninguna interacción con Strapi, la búsqueda regular garantiza que todas las traducciones actualizadas se guarden finalmente en el CMS.

Cuando los usuarios cambian a un idioma no original (que no sea el inglés en nuestro caso), el front-end recupera el contenido de CMS para el idioma seleccionado. Strapi luego sustituye las partes traducibles del contenido CMS con traducciones correctas y lo devuelve al front-end y al usuario.


3. Construir una red de traductores

Dependiendo de la escala de sus operaciones de localización, hay diferentes maneras de abordar el trabajo con traductores: agencias de traducción, empleados internos o freelancers.

Si bien la contratación de una agencia de traducción sigue siendo un método muy popular, creemos que trabajar directamente con profesionales es una opción más sostenible. ¿Por qué? Crear una relación duradera con los traductores puede ser un poco más difícil inicialmente, pero garantizará una comunicación fluida en el futuro.

Los empleados internos son una opción válida para operaciones a gran escala. A menos que tenga un flujo constante de nuevo contenido necesario en varios idiomas, contratar traductores independientes es una gran opción. Puede crear una relación a una fracción del costo de un empleado interno. Plataformas como Freelancer, Fiver o UpWork son excelentes destinos para comenzar su búsqueda de profesionales de localización confiables y asequibles.


4. Traducir, revisar, aprobar y repetir

El uso de un TMS pone a su equipo un paso por delante del juego. Dado que los traductores pueden ingresar directamente los textos en la plataforma, los desarrolladores tienen poca o ninguna interacción con el proceso. Los administradores, correctores y control de calidad pueden revisar y aprobar rápidamente nuevas claves, publicando contenido localizado en el sitio web en cuestión de minutos.

Un beneficio clave de colaborar bajo un TMS como Lokalise es que podemos trabajar con un flujo de localización continuo. En palabras simples, esto significa que la localización se estructura como un flujo continuo de trabajo en lugar de un sprint. Esto se debe principalmente al hecho de que el TMS empodera a los traductores y gerentes, reduciendo las interacciones de la IT para cargar cadenas o empujarlas de la producción a la vida.


5. Medir el impacto de la localización

Por último, pero no menos importante, la medición. Si bien algunos de los consejos anteriores pueden ayudarlo a implementar un proceso de localización sólido sin romper el banco, localizar su sitio web u otros activos de la empresa es una decisión comercial y no debe tomarse a la ligera.

Una de las grandes ventajas que encontramos en Lokalise es el verificador de control de calidad integrado. Esta característica detecta automáticamente posibles problemas relacionados con el uso del lenguaje, el diseño y mucho más.

Para comprender si su localización está afectando positivamente el rendimiento de su sitio web y los objetivos generales del negocio, aquí hay algunas cosas cotidianas que debe tener en cuenta:

  • Tráfico orgánico (cantidad)
  • Duración de la sesión (tiempo)
  • Número de palabras clave de clasificación
  • Tasas de conversión
  • Compromiso social multilingüe


La línea de fondo

La localización adecuada puede resultar muy beneficiosa para su organización en los niveles. A medida que Internet continúa convirtiéndose en una fuente de información más accesible en todo el mundo, las empresas globales necesitan adaptar sus mensajes a cada comunidad.

Como se describe en este caso práctico, la localización se puede implementar fácilmente con soluciones ya preparadas disponibles. Con suerte, esta breve guía le inspirará a investigar el tema y potencialmente planificar su localización en el momento más cercano.

El futuro, enviado a su bandeja de entrada

Últimas noticias sobre el desarrollo de productos
Anuncios y ofertas especiales